Posts etiquetados ‘París’

Los ciclistas conocen, mejor que nadie, el verdadero valor del sufrimiento en el deporte. Sólo ellos son capaces de realizar hazañas que, para la mayoría, resultan inalcanzables e inhumanas por su extrema dureza. Ni siquiera la alargada sombra del dopaje, encarnada en figuras tan repudiadas como la de Lance Armstrong, puede impedirnos disfrutar de la esencia del ciclismo. Es un lujo contemplar cómo el corredor se funde con la propia naturaleza y trata de superar sus propios límites a los mandos de una bicicleta, su fiel escudera en este largo viaje que se inició a finales del siglo XIX en París y aún conserva su mejor aroma a pesar de los baches que se divisan en el camino.

tour1

La grandeza del ciclismo es inmensa. Lo hemos constatado en el Tour 2013, que ha logrado cautivar e ilusionar al público. En el año de su centenario, la ronda gala ha estado a la altura de lo que se demandaba. Cuatro finales en alto, 28 puertos de primera y segunda categoría, y un espectacular final nocturno en los Campos Elíseos, donde ya reina el británico Chris Froome. Su dominio resultó abrumador en Ax 3 Domaines, Ventoux y la contrarreloj individual disputada entre las localidades de Embrun y Chorges. Una victoria sin paliativos que despeja dudas sobre su capacidad de liderazgo, puesta en duda en 2012 tras ejercer de gregario de su jefe de filas, Bradley Wiggins, y concluir a su sombra.

        Froome, de origen keniano, es pura clase. Con 28 años, pero únicamente seis de profesional, promete mucho más éxitos si mantiene este ritmo competitivo y le respetan las lesiones. Un genio inconformista que, en muchas etapas, ha sido el primero en atacar a sus rivales a pesar de conservar una gran ventaja sobre los mismos. Esa ambición le ha permitido ganar  el Tour de Omán, el Critérium Internacional, el Tour de Romandía y el Critérium del Dauphiné. Se ha quitado las ataduras y lo ha bordado de principio a fin. Una temporada perfecta.

        El espectáculo también ha sido grandioso gracias a la irrupción de jóvenes joyas como Nairo Quintana, segundo en la general y ganador del maillot de la montaña y del mejor joven. Hasta la fecha, nadie había sido capaz de ser el mejor en estas dos categorías. Todo un hito para este colombiano de 1,67 y 57 kilos, que se ha convertido en el orgullo de su país. Las jóvenes promesas del pelotón deben seguir su ejemplo. Un escalador nato que nunca se arruga e infunde un gran respeto a pesar de su juventud, como dejó patente en el Tour del Porvenir 2010. Virtudes que le permitieron exhibirse en Semnoz el mismo día en que se festejaba el Día Nacional de Colombia. Es el segundo colombiano que sube al podio de París tras Fabio Parra. De momento, Nairo ya nos ha dejado con la boca abierta. Su energía es inagotable.

En una edición tan especial no podía faltar el color español. A sus 34 años, ‘Purito’ Rodríguez ha finalizado tercero después de completar una sobresaliente remontada en la última semana de la prueba, marcada por la exigencia de la montaña. La madurez e inteligencia del corredor catalán se ha visto recompensada con podios en las tres grandes rondas ciclistas (segundo en el Giro 2012 y tercero en la Vuelta 2010 y 2012).

El purasangre incansable de Parets no ha dicho aún su última palabra. Su próximo objetivo será conseguir su primera Vuelta a España, que arranca el próximo 24 de agosto en Villanueva de Arosa. Allí no veremos a Alberto Contador, que se ha quedado sin fuerzas en la recta final del Tour. Se fue al suelo el primer día y volvió a besar el asfalto en el descenso de Manse. Pese a las adversidades, el de Pinto ha acabado cuarto sin estar en su máxima plenitud física. Es cierto que se esperaba mucho más de él, pero conviene no darle por acabado por su contrastada calidad y experiencia. Todavía le queda cuerda para rato, tanta como al Tour, que vuelve a recuperar esa ilusión que tan bien conecta con el aficionado. Es el camino a seguir si queremos conservar el alma del ciclismo.

tour2

Fotos: http://www.marca.com y http://www.libertaddigital.com

Sígueme en TwitterFacebook y Google Plus

Anuncios

El pulso se acelera de manera descontrolada. La mente se bloquea, no pensamos con claridad. Nos volvemos impulsivos ante ese exceso descontrolado de adrenalina. Nace la ansiedad y acabamos precipitándonos una y otra vez. Son algunas de las secuelas que vienen derivadas del alto nivel de exigencia al que nos vemos sometidos a diario.

La presión se vuelve tan terrible que puede convertirse en frustración si no se reflexiona a tiempo y se recupera la tranquilidad. Porque, al fin y al cabo, estamos luchando contra nosotros mismos. El enemigo está en casa. Y sólo nos queda reconocer nuestros errores y luchar hasta la extenuación para no apartarnos del camino soñado, el que tantas veces ha recorrido Rafa Nadal.

Rafa

El tenista español está acostumbrado a renacer. Tras siete meses en el infierno, sin competir, no ha perdido su humildad ni su capacidad de autocrítica. “Si no soy capaz de calmarme mis opciones serán las de ir a pescar a Mallorca”. Lo reitera, sin tapujos, todo un heptacampeón de Roland Garros que conoce, mejor que nadie, cómo someter a sus rivales en la arcilla de la Philippe Chatrier. Sólo así podrá recuperar su mejor juego, esa velocidad y precisión perfecta en sus golpes.

Demasiados errores, 95 en total, ante adversarios de segunda línea, como Brands, Klizan y Fognini en su primera semana en París. ¿Dudas? El gladiador de Manacor muestra una envidiable entereza mental en situaciones críticas. La máquina perfecta, como reconocía su última víctima en el torneo galo. Estamos ante el mejor jugador del año (seis títulos y ocho finales). Las derrotas y las críticas le hacen más fuerte, temible. Rafa suma 18 victorias consecutivas desde que perdiera su imperio en Mónaco a manos de Novak Djokovic.

 

¿Cuál es el secreto? Trabajar sin descanso, mejorar, encontrar esa regularidad en la pista. Así ha conseguido 55 triunfos en Roland Garros, tres menos que dos grandes tenistas como Nicola Pieatrangeli y Guillermo Vilas. Nadal es un vendaval. 41 títulos en tierra batida avalan su leyenda e infunden respeto, el mismo que profesa a todos sus rivales desde que dio sus primeros pasos en el circuito ATP. Ahí radica gran parte de su grandeza como profesional.

Nadal respira, se prepara para la batalla final. La semana decisiva comienza el lunes, el día de su cumpleaños. No se admiten más distracciones. La hora de la verdad ha llegado. El billete a cuartos pasa por superar al japonés Nishikori. En plena madurez, física y mental, Rafa se dejará la piel hasta el final. No quiere que se repita la pesadilla de 2009, cuando cayó derrotado en octavos ante Soderling. La única derrota del español en París. Aprendió la lección. Se agarrará a la arcilla francesa hasta desfallecer, como hizo en 2011 ante el cañonero Isner para derribarle en cinco sets. El campeón siempre responde a la exigencia más extrema.

Foto: http://www.rafapedia.com

Sígueme en Twitter, Facebook y Google Plus

Han pasado ya 17 años, pero Pablo Laso nunca olvidará esa jugada, la que acabó por darle la puntilla al Real Madrid ante el Barcelona en la Final Four de París. Al partido le restaban menos de dos minutos cuando Ferrán Martínez anotó un triple, el único de su equipo, que acabó por desquiciar a los blancos (67-63). La cara del base vitoriano lo decía todo. Impotencia total, reflejada también en jugadores de primer nivel, como Arlauckas, Antúnez o Savic.

Lo cierto es que los culés renacieron de sus cenizas. Habían remontado 15 puntos para deshacerse del vigente campeón de Europa, que acusó mucho la marcha de Sabonis a la NBA. Karnisovas y Godfread, con 46 puntos entre ambos, dieron la puntilla al conjunto de Zeljko Obradovic. García Reneses movió muy bien sus fichas y le ganó la partida al técnico serbio, aunque Panathinaikos acabaría llevándose el título en una final marcada por el tapón ilegal de Vrankovic a Montero.

Laso aún tiene esa espina clavada. Su única Final Four como jugador le dejó un regusto muy amargo. Ahora, como entrenador, quiere desquitarse en Londres. Enfrente, de nuevo, aguarda el eterno rival. Los actores son diferentes, pero la historia se repite casi dos décadas después. La igualdad, como ocurrió en 1996, es máxima. Las fuerzas vuelven a equilibrarse, aunque el Barça está más acostumbrando a codearse con la élite del baloncesto continental en los últimos años. Es el equipo con más participaciones, 13, en la fase final de la Euroliga desde que en 1988 se instaurara este formato. El Real Madrid, por su parte, suma cinco presencias, dos de ellas en los últimos tres años. Será la sexta Final Four con dos equipos españoles en liza. Sólo en una ocasión acabó reinando un club de nuestro país. Tel Aviv fue talismán para el Joventut en 1994 con ese triple de Corny Thompson ante Olympiakos. Antes, los de Badalona se habían impuesto al Barça de Epi.

Lo mejor es que en el O2 Arena de Londres veremos a un equipo español luchando por el título, posiblemente ante el gran favorito, el CSKA de Moscú, con permiso del Olympiakos, verdugo de los rusos en la final de 2012. Los blancos buscan la revancha de París. Y los culés están obligados areinventarse”, según su propio técnico, tras la sensible baja de Pete Mickeal. No olvidemos que los hombres de Xavi Pascual se crecen ante las adversidades. Dominan muy bien la presión. Ya lo vimos ante Panathinaikos cuando los griegos dominaban la serie 2-1. El factor Navarro es su mejor arma. ‘La Bomba’ ha promediado más de 16 puntos por partido en el Top-8 y cada vez está más enchufado tras una temporada marcada por las lesiones. Al cien por cien, Navarro continúa siendo el jugador más determinante de Europa.

Nos espera un partido a cara de perro, sin concesiones. El envite del 10 de mayo es la cita del año para ambos. Laso no quiere que se repita lo acontecido en París. Él no podrá jugar, pero contará con el talento de Sergio Llull y la magia de Sergio Rodríguez para ahuyentar viejos fantasmas. Necesita que su equipo funcione como un bloque compacto para, 18 años después, acceder a una final de la máxima competición europea. El último en lograrlo fue Obradovic. Palabras mayores. El reto de Laso y del Real Madrid es, sinceramente, apasionante.

Fotos: http://www.basketblog.es y http://www.20minutos.es

Sígueme en Twitter, Facebook y Google Plus