Archivos para marzo, 2013

Demasiado previsible en estático y con pocas variantes tácticas para sorprender a los gigantes que dominan en el viejo continente. Es la radiografía que se puede extraer del Real Madrid  tras cosechar tres derrotas consecutivas en la Euroliga y complicarse el factor cancha en el cruce de cuartos de final. Su último verdugo, el CSKA de Moscú, principal candidato al título por plantilla y presupuesto, le dio un auténtico baño y sacó a relucir sus carencias como bloque, con muchas dudas, excesivas, en los partidos grandes. Resulta preocupante la desconexión mental del equipo y la poca circulación del balón en ataque. Sensaciones de un conjunto menor. El escenario debe cambiar mucho para pensar en la Final Four de Londres. No hay ningún atisbo de reacción. Y el tiempo apremia.

laso pizarra

Los jugadores de Pablo Laso ya no trasmiten la energía y la alegría de principio de temporada. A la hora de la verdad, el talento individual sobresale por encima del juego colectivo. El lastre resulta más pesado si tenemos en cuenta que la pizarra se concentra en demasía en el tiro exterior. Parece que no hay más opciones para conseguir el triunfo. De hecho, el Real Madrid es el equipo que más abusa del triple en la máxima competición europea, con casi 26 intentos por encuentro y un porcentaje del 29,9%, el segundo peor del Top-16, sólo superado por el Besiktas turco (29,7%). Una auténtica barbaridad a la que el técnico vitoriano se empeña en no poner fin. La mayor parte de sus recursos tácticos se agotan en esta vía, no tan poderosa cuando las defensas de los rivales aprietan de lo lindo y no dejan correr el contraataque. Carroll (25/61) y Rudy Fernández (22/69) son los que más lanzan en esta posición, con porcentajes del 41 y 31 por ciento, respectivamente. Le siguen un desdibujado Llull (14/60) y Sergio Rodríguez (14/53), quienes están muy lejos del 30% de acierto. Los números lo dicen todo. No se puede confiar todo al perímetro, independientemente de que falte un pívot de calidad, de más peso ofensivo, si se quiere competir en igualdad de fuerzas y aspirar a títulos.

En el lado contrario, dos gigantes como CSKA y Barça Regal no tienen ese problema y, además, lideran los porcentajes en tiro exterior, con más del 41%. Los rusos, por ejemplo, se juegan, de media, 10 triples menos que los blancos. Eso es saber descargar el juego exterior con balones a los pívots. Son equipos muy bien compensados, con muchas más opciones de juego. Múltiples variantes que manejan muy bien tanto Messina como Xavi Pasual en los momentos críticos.

sergio triple

Joe Arlauckas recordaba recientemente el importante papel que juega el entrenador para construir un equipo campeón. “Obradovic era muy duro, muy justo, muy cabrón y, sobre todo, el mejor. Cuando hay entrenadores que no saben qué hacer con la pizarra, él tenía 16.000 jugadas en la cabeza”. Esa prodigiosa mente del serbio fue clave para que el Real Madrid levantara su última Copa de Europa en 1995. Ahora, las opciones son mínimas si la pizarra sigue marcando una y otra vez la misma jugada. Es necesario que Laso dé un paso adelante si quiere reconducir la situación, aunque es posible que sea demasiado tarde.

Anuncios

Desafiar al destino, cargarse de valor y resurgir como un auténtico héroe cuando las fuerzas escasean y el dolor se hace insoportable. Tal vez la palabra superación se quede demasiado corta si hablamos de la vida de Pete Mickeal, un luchador nato dentro y fuera de las pistas de baloncesto. A sus 35 años, el alero del Barça Regal se ve obligado, de nuevo, a parar. Otra vez, como en febrero de 2011, reaparece ese maldito trombo pulmonar para frenarle en seco. Todo un mazazo. No volveremos a disfrutar del talento del jugador norteamericano hasta la próxima temporada por culpa de esta dolencia, que se empeña en ponerle a prueba cuando parecía quedar atrás.

pete mickeal 1

Demasiado infortunio para un hombre tan admirable, incapaz de rendirse en los momentos más difíciles y crueles que se le presentan. Su estilo de juego resume buena parte de su personalidad. Valiente, ganador, competitivo. El espejo en el que mirarse. Su infancia en Rock Island fue muy dura. Su hermano mayor pasó muchos años en la cárcel y su inseparable primo acabó suicidándose. Hundido y desolado ante la muerte de su mejor amigo, Pete se refugió en el baloncesto gracias al apoyo que encontró en el que ahora es su agente, David Watts. Se agarró a la vida. Y salió adelante, sí.

Estoy aquí para pasar a la historia”. Es lo que ha repetido siempre ante los medios. La respuesta a la tragedia no es resignación, sino valor, sacrificio y entrega. Así ha conseguido triunfar, no arrugándose ante nada ni ante nadie, con una personalidad de acero y plena confianza en sus posibilidades. Prueba de ello es que Mickeal, a pesar de no llegar a jugar en la NBA, se encargó de silenciar a los Lakers de Kobe Bryant con 26 puntos, 13 rebotes y siete asistencias. De este modo respondió a las provocaciones de Ron Artest, ahora Metta World Peace. Excelente carta de presentación para los que dudaron de su infinita clase, como recogió en su blog.

pete 2

El luchador infatigable de Illinois nunca se da por vencido. Sube cualquier montaña y corona la cima porque su espíritu de superación es tan grande como su corazón. Asegura no conocer el miedo ni la presión y lo sigue demostrando día tras día. Imparable en el uno contra uno, Mickeal puede presumir de ser MVP de la Copa del Rey y de la Liga ACB. Le apasiona la pesca y siempre acaba llevándose la mejor pieza por mucho que el agua del río mane turbia. El trombo no podrá con él. Su fuerza física y mental le convierte en un superviviente extremo. Recupérate pronto, Pete.

Agotamiento, desgaste psicológico, desconfianza, dudas y frustración. Tres derechazos potentes a la mandíbula en un momento crítico. El Real Madrid, dolorido, se tambalea en el ring. No ha caído a la lona, pero queda patente que su plan B, con más balones al poste cuando se juega en estático, no funciona. Sus golpes no son tan potentes ni efectivos. El púgil blanco ha perdido chispa, frescura y ritmo porque comienzan a pesarle las piernas. Se ha vuelto más lento y resulta previsible. Pierde también a los puntos porque acusa su falta de equilibrio y necesita más armas que el juego exterior para combatir por el título de los pesos pesados, la Final Four de la Euroliga.

begic

Autocrítica, sentido común, mandíbula de hierro y fortaleza mental. Es lo que necesita este boxeador para salir con fuerza al cuadrilátero y recuperar su descomunal pegada. El tiempo apremia. Sólo quedan dos asaltos del Top-16, con el conjunto de Pablo Laso compartiendo liderato del grupo E con CSKA Moscú y Efes Pilsen, sus próximos rivales. Los tres están ya clasificados para cuartos de final, pero saben que es vital quedar entre los dos primeros para tener el factor cancha a su favor ante la gran exigencia de la competición continental. Las fuerzas están tan igualadas que si el Panathinaikos gana al Brose alemán y después a los rusos sería probable un cuádruple empate, por lo que el basket-average resultaría determinante para determinar la posición final de los contendientes. Máxima tensión e incertidumbre. Los madrileños necesitan una victoria más, bien en Rusia o bien en casa ante los turcos, para asegurar al menos la segunda posición y disipar las dudas tras una semana fatídica, la peor de una temporada que comenzó a torcerse en Vitoria a manos del Barcelona, que sí va a más.

rafa

¿Qué tiene que hacer el Real Madrid? Primero, no perder la calma. No se ha perdido nada. Se está en la lucha. Hay que levantar la cabeza, aprender de los errores y tener seguridad como bloque. No le vamos a pedir a Begic, Slaughter, Hettsheimer, Draper o Suárez que sean decisivos, pero sí que se integren más en el equipo y adquieran un mayor protagonismo, principalmente en ataque, para desahogar a los tiradores, con demasiados minutos a las espaldas por falta de rotaciones. Otro año más se está pagando esa mala planificación del equipo en el juego interior. Sólo queda trabajar y esperar más implicación de estos jugadores tan cuestionados para llegar a Londres. Recuperar a Pocius también ayudaría, pero su lesión puede alargarse más de lo esperado. Hay mucho trabajo por hacer y poco tiempo para lamentarse. Si el púgil vuelve a recuperar su movimiento de pies podrá esquivar mejor los puñetazos de su oponente. ¿Será suficiente para aspirar a la Euroliga?

Pocos deportistas de élite, contados con los dedos de una mano, son capaces de levantarse y volver a caminar hacia la gloria cuando sufren un golpe emocional tan duro como no poder representar a su país en unos Juegos Olímpicos. A la tremenda carga emocional se sumaba, en este caso, otra aún más pesada: la física. Rafa Nadal se veía obligado a parar de inmediato, ya no podía forzar más la máquina, su cuerpo había dicho basta. Las molestias de su rodilla izquierda se hicieron totalmente insoportables. No le quedó más remedio que aceptarlo con resignación, guardar reposo absoluto y, sobre todo, no arriesgar, sin fijar plazos exactos para su vuelta a las pistas. Las prisas siempre son malas consejeras y el manacorí, inteligente y muy sensato, no quiso precipitarse y esquivó la presión mediática con una madurez fuera de lo normal.

rafa lesión

Lo más importante, más allá de su posición en el ranking de la ATP, era recuperarse totalmente, que desaparecieran esos horribles dolores que tanto le estaban torturando después de levantar su séptimo Roland Garros y acabaron por pasarle factura en Wimbledon. No podía más, no había otra alternativa. La tendinitis crónica le había ganado, esta vez, el juego, incluso el set, pero Rafa no quería perder el partido ni con match-ball en contra. Precipitarse hubiera significado la rotura del tendón rotuliano y pasar por el quirófano, lo que hubiera acortado, y mucho, su carrera deportiva. Quedaban por delante interminables horas de gimnasio y muchísimo sacrificio para dejar atrás los problemas físicos. El calvario se alargó siete meses, más de 200 días sin poder competir y disfrutar del tenis. Días de tristeza, frustración y rabia, pero también de lucha, valentía y superación.

Con la motivación intacta, Nadal reapareció en febrero para disputar el torneo chileno de Viña del Mar. Comenzó, lógicamente, dubitativo, pero poco a poco fue ganando la confianza necesaria en su juego para plantarse en la final. Toda una victoria moral que ni siquiera perdió brillo con su derrota ante Zeballos. Los progresos eran evidentes, sólo faltaba encontrar una mayor constancia en los golpes y ganar ritmo. Y esos buenos síntomas se prolongaron en Acapulco y Brasil. Vientos de cambio, el huracán de Manacor estaba de vuelta y comenzaba, de nuevo, a arrasar.

Rafael Nadal

Sin embargo, aún quedaba una prueba de fuego para medir el grado de su mejoría: la pista dura. El calor y la exigencia de Indian Wells, con todos los favoritos en el cartel, no amedrentaron a Rafa. Su adrenalina de gladiador aliviaba cualquier duda. La rodilla funcionó a las mil maravillas, no habíamos vivido un espejismo. Se deshizo de jugadores de la talla de Federer y Berdych, citándose con Del Potro, verdugo de Djokovic y Murray, en el partido decisivo. El mapa no amenazaba tormenta hasta que el argentino, magistral, le dio la vuelta al primer set con un parcial de seis juegos a uno y acarició el triunfo con 2-0 en la segunda manga. Entonces apareció la magia y la furia de Nadal, cuya resistencia continúa siendo inagotable. Movimientos rápidos, golpes de ensueño, derechazos a la línea … Potencia y precisión, todo en uno, para levantar un nuevo título en pista rápida tras el logrado en Tokio en octubre de 2010.

Tercer título en Indian Wells, 53 torneos como profesional y victoria número 600 en la ATP. Números increíbles de un genio sobrenatural e insaciable. Nadal ya es el jugador con más Masters 1000 de la historia, suma 22. Atesora un talento infinito, pero nunca le veremos sacando pecho. Su humildad es envidiable y le convierte, sin lugar a dudas, en un ejemplo a seguir. No hay reto que se le resista a este gigante, que suma 17 triunfos y una sola derrota desde su vuelta. Ahora toca descansar y dosificar fuerzas para los torneos de tierra batida, su superficie favorita. No lo veremos en un mes, hasta mediados de abril en Montecarlo, pero siempre estará en nuestros corazones. Su superación no tiene límites. El calvario de las lesiones ya es historia, toca disfrutar con su juego. Bienvenido Rafa.

nadal júbilo

La hora de Alonso

Publicado: 15/03/2013 en F1
Etiquetas:, , , , ,

Adelantamientos estratosféricos, velocidades que superan los 320 kilómetros/hora, maniobras imposibles y un espectáculo grandioso, sobrehumano, en el que el suspense, al más puro estilo Hitchcock, está asegurado hasta el último metro del trazado. Ya está aquí, por fin, el Mundial de Fórmula Uno 2013. Casi cinco meses después de la cruenta batalla de Interlagos, los monoplazas vuelven a rugir en Albert Park, circuito donde el coche de seguridad ha tenido que salir a pista en cuatro de las cinco últimas carreras. Tampoco lo descarten este año porque, según las previsiones meteorológicas, la lluvia será protagonista tanto en la sesión de clasificación como en la carrera.

alonso coche

Australia promete emociones fuertes. De hecho, la primera de las 16 curvas de este circuito suele provocar el caos, con una media de seis abandonos. Merecerá la pena madrugar. Vigile su adrenalina porque se disparará cuando, a las siete de la mañana, arranque la nueva temporada, la última en la que se mantendrá el mismo diseño con el que hemos visto y admirado a los monoplazas desde 2009. Antes de la revolución de 2014, la FIA ha querido adelantarse a los acontecimientos con el fin de tratar de igualar las fuerzas de las escuderías. Las clases magistrales de Red Bull y Adrian Newey durante tres años consecutivos han condicionado, por ejemplo, la elección de los nuevos neumáticos Pirelli. Con las gomas más blandas, los coches serán un segundo y medio más rápidos, pero habrá un mayor desgaste, por lo que veremos más paradas y los errores en el pit-stop se pagarán muy caro. Significativo también resulta el uso limitado del DRS, que sólo se podrá utilizar en carrera y no en clasificación, lo que aprovechaba tan bien la marca austríaca para conseguir la pole. Además, el DRS doble también está prohibido. Se permite un uso pasivo, sin que intervenga el piloto, pero los ingenieros aún no saben muy bien cómo sacarle partido a unos bólidos que ganan dos kilos de peso.

vettel

¿Será suficiente este cambio en la normativa para frenar a Red Bull? Es improbable que Ferrari o McLaren le den caza, al igual que Lotus o Mercedes, sorprendentes durante la pretemporada. Eso sí, hay margen suficiente para reaccionar. Necesitan evolucionar más rápido, no sólo introducir mejoras, y eso no es nada fácil, se necesita un tiempo prudencial. La F1 es cambiante y no conviene hacer predicciones porque lo que puede valer hoy en una carrera se queda obsoleto semanas después. El RB9 parte como claro favorito en la parrilla. La esperanza es que el F138 de Fernando Alonso le acabe ganando la partida. Al menos, Ferrari no parte en una situación tan desigual como la del año pasado. El monoplaza italiano es más rápido y constante, con una gran velocidad punta y buenas sensaciones sobre mojado, aunque habrá que estar atentos a los problemas de temperaturas y a la degradación de los neumáticos.

El talento, lo vimos en 2012, no basta para ganar un campeonato, pero sí es una cualidad vital e indispensable para estar entre los mejores. ¿Es suficiente? No, un piloto como Alonso, por sus extraordinarias cualidades, y Ferrari, la escudería más laureada del ‘Gran Circo’, no pueden ni deben conformarse. El objetivo debe ser reinar en el Olimpo. El asturiano, bicampeón del mundo, no consigue saborear el éxito desde 2006 y ya va siendo hora de dar un golpe sobre la mesa. Se necesita, por supuesto, la consiguiente reacción del equipo italiano. ¿Llegará? En los últimos libres de Australia, Alonso y Ferrari siguen muy lejos de Vettel y Red Bull, en concreto a ocho décimas. Sin embargo, cuando hay que estar realmente bien es el domingo, en las carreras, porque en ellas es donde todo adquiere valor, la magnitud necesaria. Tal vez, el número 3 que luce su coche sea un preludio de ese tercer Mundial. ¿Saben cuándo ganó en Albert Park? Sí, en 2006, el año de su segundo título. Apuesten al rojo. No hay marcha atrás. Es la hora de Alonso.

alonso australia

Soluciones urgentes y efectivas para sobrevivir al tremendo desgaste que exige la competición. Es lo que busca el Real Madrid con la incorporación del alero norteamericano Tremmell Darden (31 años, 1,94) a su disciplina. El ex jugador de Zalguiris, harto de los impagos del club lituano, vuelve a nuestro país (ya jugó en Unicaja) para suplir al lesionado Martynas Pocius y aportar aire fresco en el puesto de tres, donde Carlos Suárez está teniendo, cada vez más, una presencia testimonial por sus enormes dudas.

No se trata de un anotador que busque demasiado protagonismo en ataque. Darden es, más bien, un experimentado guerrero que sabe frenar muy bien a los rivales. Por su altura podría ser considerado, incluso, como un escolta, pero lo cierto es que sus excelentes condiciones atléticas y su polivalencia le permiten imponerse en el puesto de alero. Con un salto descomunal (no se pierdan sus mates) y un físico extraordinario, el californiano es garantía de espectáculo en la cancha siempre que las lesiones le respeten. En Málaga, de hecho, dos lesiones en la mano izquierda cortaron su gran inicio en la Liga ACB y le impidieron disputar 12 partidos. Después, la llegada de Repesa, que no contaba con él, provocaron su marcha a Kaunas. Pero el estadounidense, de fuertes convicciones religiosas, no perdió la fe y Joan Plaza, ex técnico madridista, supo rentabilizar sus virtudes para convertirlo en pilar fundamental de su equipo, junto a otras grandes figuras como Popovic, Lafayette o Jankunas.

darden

Darden no es sólo un gran defensor porque tampoco le tiembla la muñeca en los momentos decisivos, cuando el balón quema. En los diez primeros partidos del Top-16 de la Euroliga, promedia 11 puntos, 3,4 rebotes y 12 de valoración en casi 23 minutos de juego, con unos excelentes porcentajes: 71% en tiros de dos y 55% en triples. Números que dejan patente su clase y su arduo trabajo en la pista, al igual que ya demostró en otras ligas, como la belga, australiana y francesa, en las que se proclamó campeón de Liga. Fue, precisamente, en el Nancy francés donde explotó definitivamente. 17 puntos, 6,5 rebotes, 2,2 asistencias y 1,9 recuperaciones por encuentro avalaron su fichaje por Unicaja. En su presentación, Darden reconocía que en baloncesto “no se puede ganar sin jugar bien en defensa”. Es justo lo que muchas veces ha recalcado Pablo Laso, que es consciente de la necesidad de dejarse la piel en labores defensivas para así tener opción de robar balones y correr el contraataque, la fórmula del éxito del técnico vitoriano.

Porque, seamos claros, el Madrid ya tiene de por sí un gran juego exterior, con Llull, Sergio Rodríguez, Rudy y Carroll como principales baluartes ofensivos. Artillería de lujo, poco más se puede pedir. Grandes virtudes que, eso sí, no pueden tapar los problemas del conjunto blanco a la hora de defender un alero alto de nivel, como Nocioni o Mickeal. Ante el mal momento de Carlos Suárez, Rudy se veía obligado a jugar en esa posición, en la que se echa en falta más físico, fuerza y peso. Se empezaba a acusar esa falta de rotaciones y había que mover ficha de inmediato. No se ha hecho en el puesto de cinco (veremos si desechar el fichaje de un pívot no acaba resultando contraproducente), pero sí en la posición de alero. Y es ahí donde Darden tiene mucho que decir, aunque sólo pueda jugar en la competición doméstica y no en el decisivo tramo final de la Euroliga, una vez cerrado el mercado de fichajes. En cualquier caso, el alero norteamericano debe adaptarse al sistema de juego de Laso y aceptar el rol que éste le marque para poder triunfar en su regreso a España. A su favor, desde luego, está su fe incondicional y su disciplina en el trabajo. Son los valores que definen a este guerrero, gran creyente y apasionado por las redes sociales, que promete volar muy alto en Madrid. Él marcará el límite.

darden zalguiris

Abrumados por los cambios drásticos de temperatura que se producen en el entorno, algunos seres vivos entran en letargo para poder sobrevivir a las condiciones adversas que se le presentan en su medio natural. Permítanme la comparación, pero creo que en ese estado de reposo e inactividad se había sumido el Real Madrid hasta bien entrado el mes de febrero. Dejar atrás, repentinamente, esa somnolencia prolongada y saborear, de golpe, la felicidad más inesperada, aunque sólo sea de manera efímera, no es nada sencillo y más si tenemos en cuenta que este proceso de cambio se ha labrado en apenas siete días.

varane copa camp nou

Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado”, apostillaba el político estadounidense Thomas Jefferson. Una frase que denota ambición e inconformismo por mucho que en otra época se alcanzara la gloria. Aplicado al terreno deportivo podríamos afirmar que no se puede vivir de los éxitos del pasado si se desea construir un porvenir brillante. Reaccionar a tiempo, en el momento preciso, resulta fundamental. A los blancos se les escapó, desde hace meses, la Liga. Ese tren ya pasó y no volverá. Es pasado, amargo e ingrato, pero también ilustrativo de lo que no se debe hacer: desconectar, mostrar indolencia, sumar problemas innecesarios, dividir al vestuario. De los errores, eso sí, se ha acabado aprendiendo, sobre todo si hay estímulos por delante, como la Copa y la Champions. Por eso, la respuesta ha sido, si me apuran, tan inesperada como excelente. Sin pensarlo, el Madrid ha acabado dando un golpe de autoridad en el Camp Nou y Old Trafford, el Teatro de los Sueños. Victorias de peso que suponen un balón de oxígeno para un enfermo que ha abandonado la UVI, evoluciona favorablemente y muestra síntomas de franca mejoría, principalmente en lo concerniente a su fortaleza física y mental. Su juego también progresa, pero a menor ritmo, pues necesita encontrar una mayor constancia y presencia ofensiva, sobre todo, cuando el rival renuncia a la posesión y apuesta por el mismo arma: el contraataque.

Vistos los precedentes, ni los más optimistas soñaban con que el conjunto de Mourinho estuviera aún vivo en dos competiciones. El portugués, hay que reconocerlo, ha sabido reconducir la encrucijada que tenía en el vestuario. Es consciente de que está más fuera que dentro del club, pero ha decidido arrimar el hombro y aparcar, al menos por el momento, su egocentrismo, su ansiada tercera Champions. Ha comprendido que es más importante luchar de la mano por los objetivos del colectivo que dar sentido a sus aspiraciones profesionales. Necesita a sus jugadores y el beneplácito de la afición para salir adelante y acabar con buena nota su ciclo en la entidad merengue.

mou

Special One ha mostrado, por primera vez, su mejor imagen. Le debía una a Casillas tras haberle defenestrado públicamente y quiso compensarle en Barcelona ofreciéndole salir en rueda de prensa, aunque también se echara en falta la presencia del luso junto al capitán. Un guiño que refleja su deseo de recuperar la calma, el sentido común y la cordura con sus pupilos. No esperemos un cambio drástico en más aspectos. Mou seguirá empecinado siempre en la actuación de los colegiados, incluso cuando el aire venga a favor, y volverá a recordar una y otra vez la expulsión de Pepe en la semifinal de Champions de 2011 ante los culés. El problema radica en que no quiere olvidar el pasado y acaba perdiendo la perspectiva. En este sentido, su particular autocrítica quede en un segundo plano, ya que prefiere poner el dedo en sus jugadores a señalar las deficiencias de su  planteamiento táctico.

Sorprendentemente, los futbolistas del Madrid han levantado la cabeza, justo cuando más se les exigía, acompañando por fin a Cristiano Ronaldo. Todavía hay hambre de títulos en el vestuario. Los malos rollos han quedado aparcados y se ha apostado por la unión como vía hacia el éxito. Se ha recuperado la confianza en el proyecto, arrebatándosela, de manera inesperada, a un Barcelona que no encuentra su identidad de juego, acuciando su alarmante bajón físico y la ausencia de Tito Vilanova. Estados de forma contrapuestos, vasos comunicantes. Uno vive un sueño, otro una pesadilla. Todo cambia muy rápido sin atender a la lógica. Tal vez, como apunta el poeta mexicano Amado Nervo, no podemos pedir que la vida sea lógica porque ésta ya es en sí un sueño. Soñar despierto es posible. ¿Hasta dónde llegará ese sueño? Cristiano tiene gran parte de esa respuesta.

ronaldo champions