Posts etiquetados ‘despierto’

Abrumados por los cambios drásticos de temperatura que se producen en el entorno, algunos seres vivos entran en letargo para poder sobrevivir a las condiciones adversas que se le presentan en su medio natural. Permítanme la comparación, pero creo que en ese estado de reposo e inactividad se había sumido el Real Madrid hasta bien entrado el mes de febrero. Dejar atrás, repentinamente, esa somnolencia prolongada y saborear, de golpe, la felicidad más inesperada, aunque sólo sea de manera efímera, no es nada sencillo y más si tenemos en cuenta que este proceso de cambio se ha labrado en apenas siete días.

varane copa camp nou

Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado”, apostillaba el político estadounidense Thomas Jefferson. Una frase que denota ambición e inconformismo por mucho que en otra época se alcanzara la gloria. Aplicado al terreno deportivo podríamos afirmar que no se puede vivir de los éxitos del pasado si se desea construir un porvenir brillante. Reaccionar a tiempo, en el momento preciso, resulta fundamental. A los blancos se les escapó, desde hace meses, la Liga. Ese tren ya pasó y no volverá. Es pasado, amargo e ingrato, pero también ilustrativo de lo que no se debe hacer: desconectar, mostrar indolencia, sumar problemas innecesarios, dividir al vestuario. De los errores, eso sí, se ha acabado aprendiendo, sobre todo si hay estímulos por delante, como la Copa y la Champions. Por eso, la respuesta ha sido, si me apuran, tan inesperada como excelente. Sin pensarlo, el Madrid ha acabado dando un golpe de autoridad en el Camp Nou y Old Trafford, el Teatro de los Sueños. Victorias de peso que suponen un balón de oxígeno para un enfermo que ha abandonado la UVI, evoluciona favorablemente y muestra síntomas de franca mejoría, principalmente en lo concerniente a su fortaleza física y mental. Su juego también progresa, pero a menor ritmo, pues necesita encontrar una mayor constancia y presencia ofensiva, sobre todo, cuando el rival renuncia a la posesión y apuesta por el mismo arma: el contraataque.

Vistos los precedentes, ni los más optimistas soñaban con que el conjunto de Mourinho estuviera aún vivo en dos competiciones. El portugués, hay que reconocerlo, ha sabido reconducir la encrucijada que tenía en el vestuario. Es consciente de que está más fuera que dentro del club, pero ha decidido arrimar el hombro y aparcar, al menos por el momento, su egocentrismo, su ansiada tercera Champions. Ha comprendido que es más importante luchar de la mano por los objetivos del colectivo que dar sentido a sus aspiraciones profesionales. Necesita a sus jugadores y el beneplácito de la afición para salir adelante y acabar con buena nota su ciclo en la entidad merengue.

mou

Special One ha mostrado, por primera vez, su mejor imagen. Le debía una a Casillas tras haberle defenestrado públicamente y quiso compensarle en Barcelona ofreciéndole salir en rueda de prensa, aunque también se echara en falta la presencia del luso junto al capitán. Un guiño que refleja su deseo de recuperar la calma, el sentido común y la cordura con sus pupilos. No esperemos un cambio drástico en más aspectos. Mou seguirá empecinado siempre en la actuación de los colegiados, incluso cuando el aire venga a favor, y volverá a recordar una y otra vez la expulsión de Pepe en la semifinal de Champions de 2011 ante los culés. El problema radica en que no quiere olvidar el pasado y acaba perdiendo la perspectiva. En este sentido, su particular autocrítica quede en un segundo plano, ya que prefiere poner el dedo en sus jugadores a señalar las deficiencias de su  planteamiento táctico.

Sorprendentemente, los futbolistas del Madrid han levantado la cabeza, justo cuando más se les exigía, acompañando por fin a Cristiano Ronaldo. Todavía hay hambre de títulos en el vestuario. Los malos rollos han quedado aparcados y se ha apostado por la unión como vía hacia el éxito. Se ha recuperado la confianza en el proyecto, arrebatándosela, de manera inesperada, a un Barcelona que no encuentra su identidad de juego, acuciando su alarmante bajón físico y la ausencia de Tito Vilanova. Estados de forma contrapuestos, vasos comunicantes. Uno vive un sueño, otro una pesadilla. Todo cambia muy rápido sin atender a la lógica. Tal vez, como apunta el poeta mexicano Amado Nervo, no podemos pedir que la vida sea lógica porque ésta ya es en sí un sueño. Soñar despierto es posible. ¿Hasta dónde llegará ese sueño? Cristiano tiene gran parte de esa respuesta.

ronaldo champions