Posts etiquetados ‘Nadal’

La tierra le pertenece porque es el escenario perfecto de sus mejores batallas. El gladiador inmortal de Roma siempre cicatriza sus heridas gracias a un físico prodigioso y a unos golpes demoledores. No se amilana ante el fuego cruzado de sus oponentes. La lucha le hace más fuerte a cada segundo. Su adrenalina se dispara para competir por la victoria hasta la extenuación. La gloria le aguarda en un coliseo entregado que corea su nombre. Se llama Rafael Nadal Parera y su fina y afilada espada es la raqueta, la que le ha convertido en héroe, por séptima vez, en el Campo Centrale del Foro Itálico.

nadal gladiador

Sólo los guerreros más valientes y tenaces pueden recuperarse en los momentos críticos. Ni el ‘martillo’ de Gulbis le hizo bajar la mirada. Esa mentalidad ganadora es, realmente, envidiable, la esencia de un estilo que arrebata y enamora porque, día a día, consigue superarse. Lo volvió a hacer ante el gran Roger Federer, al que apabulló desde el primer momento y acabó acorralando hasta que, rendido, bajó los brazos. El cara a cara entre estos dos colosos duró poco más de una hora, tiempo suficiente para que Nadal tocara el cielo, donde los dioses contemplan sus inagotables virtudes.

Incontrolable, como un huracán desatado, tras siete meses de obligado reposo. El gladiador más completo desde que comenzó el curso. Imparable. Seis títulos, incluidos tres Masters 1000, en ocho finales. Perdió su imperio en Mónaco, pero reaccionó al instante. Conquistó Barcelona y Madrid para reinar, de nuevo, en Roma. Espectacular. Ha ganado músculo, velocidad, precisión y, sobre todo, mucha confianza. Tiene motivos para sonreír y disfrutar. Se lo ha ganado a pulso. Su recuperación ha resultado prodigiosa.

nadal lucha

Las sensaciones son extraordinarias para afrontar Roland Garros, el primer Grand Slam del año. En París intentará ‘morder’ su octava Copa de los Mosqueteros. Su hambre es insaciable, como avalan los 56 títulos de su excelsa carrera profesional. Tiene 26 años y continúa superando todos los límites humanos. El gladiador de Manacor arrasa sin contemplaciones. Nunca descansa en tierra sagrada.

Fotos: www.elsol.com.bo y deportes.terra.es 

Sígueme en Twitter, Facebook y Google Plus

Anuncios

La Costa Azul de Mónaco ya no habla español. Rafa Nadal se ha visto obligado a abdicar ante la explosividad del serbio Novak Djokovic, el nuevo Príncipe de la tierra batida de Montecarlo. La hegemonía del manacorí se ha extendido casi una década. 46 victorias consecutivas en este Masters 1000 y ocho títulos consecutivos avalan su leyenda, imborrable y, posiblemente, insuperable. Ni siquiera mitos como Borg o el gran Federer, ambos con 41 triunfos en Wimbledon, han llegado tan lejos. Por eso, el primer trofeo del tenista de Belgrado en la arcilla monegasca (6-2, 7-6) adquiere un peso tan importante.

nadal djokovic

Cambiar la historia siempre resulta muy costoso, sobre todo si te quedas a las puertas del éxito en dos ediciones (2009 y 2012). Sin embargo, Nole ha sido capaz de poner fin a la supremacía del mallorquín. Ha madurado, por algo es el número 1 del mundo. Aprende rápido y continúa mejorando. Se crece en los puntos decisivos. Sobrevive a la adversidad. Sabe sufrir. Ni siquiera sus molestias en el tobillo derecho le impidieron noquear al ruso Youznhy. Necesitó más de cuatro horas de partido, pero se levantó a tiempo, como hizo también en octavos ante Mónaco. A partir de ahí, cada vez más entero a nivel físico y mental, no ha tenido rival en la pista.

Djokovic avasalla. Ha ganado ocho de los nueve Masters 1000 que componen el circuito ATP. Únicamente se le resiste la pista dura de Cinccinati, donde ha caído derrotado en cuatro finales. Este año, de nuevo, intentará cambiar su destino. Aunque su obsesión es clara: levantar su primer título en Roland Garros, el único grande que le falta para completar el Grand Slam. Madrid y Roma serán un ensayo de primer nivel antes de la gran cita de París.

djokovic

¿Favoritos? Es muy probable que Nadal y Djokovic, con permiso de Federer y Murray, vuelvan a verse las caras en la Philippe Chatrier. El español, tras permanecer siete meses fuera de la competición, suma cinco finales y tres títulos (Sau Paulo, Acapulco e Indian Wells). Le falta aún chispa, pero ha demostrado, una vez más, que no tiene límites, al igual que el serbio, que ha conquistado Australia, Dubai y Montecarlo. La igualdad es máxima en sus enfrentamientos: 19 victorias para Rafa y 15 para Nole. No obstante, el dominio del manacorí todavía es abrumador en tierra batida, con un balance de 12-3. Montecarlo ha sido, por tanto, un anticipo del fuego cruzado que nos brindarán estos dos colosos del tenis. La batalla está servida.

Fotos: http://novakdjokovic.com/en/

Pocos deportistas de élite, contados con los dedos de una mano, son capaces de levantarse y volver a caminar hacia la gloria cuando sufren un golpe emocional tan duro como no poder representar a su país en unos Juegos Olímpicos. A la tremenda carga emocional se sumaba, en este caso, otra aún más pesada: la física. Rafa Nadal se veía obligado a parar de inmediato, ya no podía forzar más la máquina, su cuerpo había dicho basta. Las molestias de su rodilla izquierda se hicieron totalmente insoportables. No le quedó más remedio que aceptarlo con resignación, guardar reposo absoluto y, sobre todo, no arriesgar, sin fijar plazos exactos para su vuelta a las pistas. Las prisas siempre son malas consejeras y el manacorí, inteligente y muy sensato, no quiso precipitarse y esquivó la presión mediática con una madurez fuera de lo normal.

rafa lesión

Lo más importante, más allá de su posición en el ranking de la ATP, era recuperarse totalmente, que desaparecieran esos horribles dolores que tanto le estaban torturando después de levantar su séptimo Roland Garros y acabaron por pasarle factura en Wimbledon. No podía más, no había otra alternativa. La tendinitis crónica le había ganado, esta vez, el juego, incluso el set, pero Rafa no quería perder el partido ni con match-ball en contra. Precipitarse hubiera significado la rotura del tendón rotuliano y pasar por el quirófano, lo que hubiera acortado, y mucho, su carrera deportiva. Quedaban por delante interminables horas de gimnasio y muchísimo sacrificio para dejar atrás los problemas físicos. El calvario se alargó siete meses, más de 200 días sin poder competir y disfrutar del tenis. Días de tristeza, frustración y rabia, pero también de lucha, valentía y superación.

Con la motivación intacta, Nadal reapareció en febrero para disputar el torneo chileno de Viña del Mar. Comenzó, lógicamente, dubitativo, pero poco a poco fue ganando la confianza necesaria en su juego para plantarse en la final. Toda una victoria moral que ni siquiera perdió brillo con su derrota ante Zeballos. Los progresos eran evidentes, sólo faltaba encontrar una mayor constancia en los golpes y ganar ritmo. Y esos buenos síntomas se prolongaron en Acapulco y Brasil. Vientos de cambio, el huracán de Manacor estaba de vuelta y comenzaba, de nuevo, a arrasar.

Rafael Nadal

Sin embargo, aún quedaba una prueba de fuego para medir el grado de su mejoría: la pista dura. El calor y la exigencia de Indian Wells, con todos los favoritos en el cartel, no amedrentaron a Rafa. Su adrenalina de gladiador aliviaba cualquier duda. La rodilla funcionó a las mil maravillas, no habíamos vivido un espejismo. Se deshizo de jugadores de la talla de Federer y Berdych, citándose con Del Potro, verdugo de Djokovic y Murray, en el partido decisivo. El mapa no amenazaba tormenta hasta que el argentino, magistral, le dio la vuelta al primer set con un parcial de seis juegos a uno y acarició el triunfo con 2-0 en la segunda manga. Entonces apareció la magia y la furia de Nadal, cuya resistencia continúa siendo inagotable. Movimientos rápidos, golpes de ensueño, derechazos a la línea … Potencia y precisión, todo en uno, para levantar un nuevo título en pista rápida tras el logrado en Tokio en octubre de 2010.

Tercer título en Indian Wells, 53 torneos como profesional y victoria número 600 en la ATP. Números increíbles de un genio sobrenatural e insaciable. Nadal ya es el jugador con más Masters 1000 de la historia, suma 22. Atesora un talento infinito, pero nunca le veremos sacando pecho. Su humildad es envidiable y le convierte, sin lugar a dudas, en un ejemplo a seguir. No hay reto que se le resista a este gigante, que suma 17 triunfos y una sola derrota desde su vuelta. Ahora toca descansar y dosificar fuerzas para los torneos de tierra batida, su superficie favorita. No lo veremos en un mes, hasta mediados de abril en Montecarlo, pero siempre estará en nuestros corazones. Su superación no tiene límites. El calvario de las lesiones ya es historia, toca disfrutar con su juego. Bienvenido Rafa.

nadal júbilo