Archivos de la categoría ‘F1’

Alarma roja. La supremacía de Red Bull es incuestionable. El tiempo está a punto de agotarse en Ferrari, más preocupada en buscar la unidad de la escudería que en conseguir un monoplaza competitivo, tanto en calificación como en carrera. Porque de muy poco sirve presentar mejoras en el F138 si luego se cometen errores en la estrategia e, incluso, falla el propio piloto, atenazado por una mala planificación. Esa irregularidad obliga a Fernando Alonso a tomar más riesgos de los necesarios y a realizar clases magistrales desde más allá de la tercera línea de salida. Se concede demasiada ventaja al adversario y eso se paga. Es evidente, una vez más, que el equipo italiano no es capaz de sacudirse la presión y trasladársela al RB9, el coche más rápido y fiable de la parrilla.

alonso spa

El proyecto de Adrian Newey no tiene fisuras. Vettel va camino de conquistar su cuarto Mundial tras una nueva exhibición en Spa-Francorchamps. Ni siquiera la heroicidad del genio español, que ganó siete posiciones en menos de 20 vueltas, puso en apuros al alemán. ‘Seb’ ha madurado en su conducción, apenas comete errores y suma, a sus 26 años, 31 victorias en Fórmula Uno. Ha igualado al mítico Nigel Mansell y se sitúa a una del ovetense. El ascenso del piloto de Heppenheim ha sido meteórico. En cuatro años en las filas de la compañía austríaca suma un subcampeonato y tres títulos. Los números asustan. Las sensaciones, también. ¿Imparable?

La ventaja de Vettel se ha disparado hasta los 46 puntos con su máximo perseguidor, Alonso, a falta de ocho pruebas. Y los precedentes no son nada halagüeños para el asturiano, que no ha ganado en Italia, Singapur, Corea del Sur, Japón, India, Abu Dabi, Estados Unidos (se retomó la temporada anterior) y Brasil en los dos últimos años. Por el contrario, el germano ha logrado ocho triunfos en ese periodo: doblete en Marina Bay, Yeongam y Buddh, y victorias en Monza (2011) y Suzuka (2012).

vettel1

El bicampeón español debe realizar una proeza si quiere cambiar el rumbo del Mundial. Seguir, en definitiva, el ejemplo de Vettel, quien se sobrepuso a la adversidad y remontó 39 puntos en siete grandes premios para alzar su tercera corona. En este sentido, Fernando necesita ser el más rápido en al menos cuatro carreras y esperar algún abandono de su máximo rival.

La teoría puede resultar, hasta cierto modo, sencilla, pero la práctica es muy diferente. Ferrari se lo juega todo a una carta. Debe evolucionar mucho más y no vivir exclusivamente del talento de Alonso. El monoplaza es demasiado vulnerable en las calificaciones y está muy lejos de la pole. Todo se pone cuesta arriba desde el sábado. Es intolerable que, domingo tras domingo, haya que confiar en las hazañas de Fernando para mantener la esperanza en Maranello. Red Bull, sin embargo, no necesita trabajos imposibles para ejercer su dominio. No es de extrañar que la paciencia de Fernando esté llegando a su fin. En cambio, Ferrari mira para otro lado y esquiva la realidad, la que sonríe el impecable trabajo acometido en Milton Keynes.

domenicali

Fotos: www.europapress.eselcomercio.pe y www.mundodeportivo.com

Sígueme en: Sígueme en: TwitterFacebook y Google Plus

Permanecer impasible ante la adversidad es sinónimo de fracaso continuo. Ferrari se empeña en vivir alejada de la realidad y muestra un inmovilismo irritante ante uno de sus puntos más débiles: las calificaciones. La llegada de Fernando Alonso en 2010 no ha servido de estímulo para minimizar daños, que se traducen en una cuantiosa pérdida de puntos en el Mundial de pilotos. Resulta sonrojante constatar que la escudería italiana ha conseguido cuatro poles en las últimas 67 carreras. Un dato ridículo e irrisorio si, de verdad, se quiere luchar por el campeonato sin confiar en los milagros y las remontadas imposibles del bicampeón español.

alonso

Red Bull representa el polo opuesto. Desde la temporada 2010 hasta el GP de Alemania 2013, la marca austríaca ha logrado el primer puesto de la parrilla en 44 ocasiones, es decir, en el 65% de las citas. De esas 44 poles, Vettel ha conquistado 34, lo que le ha permitido escaparse de sus rivales desde los primeros metros y asegurar puntos, más fácilmente, ante problemas de fiabilidad del monoplaza y posibles accidentes o errores humanos. El apabullante dominio de Red Bull en este aparatado le ha permitido marcar la diferencia en los últimos tres Mundiales, sobre todo en los de 2010 y 2012, resueltos por tan solo cuatro y tres puntos, respectivamente, de diferencia.

 
Las concesiones del equipo que preside Luca di Montezemolo son intolerables porque se repiten una y otra vez en el tiempo sin que nadie sea capaz de poner el orden necesario. Se cumple ya un año de la última pole de Ferrari. La lluvia tuvo que aparecer sobre el circuito de Hockenheim para que Alonso conquistara la primera línea de salida, tal y como había sucedido dos semanas antes en Inglaterra. Estos excelentes resultados dieron sus frutos porque se tradujeron en una victoria en Alemania y en un segundo puesto en el Gran Premio de Gran Bretaña. Desde entonces, sequía permanente en 19 pruebas. Luchar por el primer puesto se ha convertido en una quimera. Las decepciones están siendo mayúsculas en las últimas semanas: décimo puesto en Silverstone y octava plaza en Nürburgring. Una tortura para el piloto asturiano.

 

En 2013, Red Bull ya no es el claro dominador de la jornada sabatina. Mercedes suma seis poles en nueve carreras (tres para Hamilton y otras tantas para Rosberg) tras rentabilizar los test secretos que llevó a cabo en colaboración con Pirelli. Una acción que se ha quedado sin castigo tras la tibia e incomprensible sanción de la FIA.

Lo cierto es que Alonso no ha podido pasar del tercer puesto en las clasificaciones. Ferrari tenía la esperanza de estar mucho más cerca de Red Bull una vez que el DRS ha dejado de utilizarse en la calificación, pero la situación no ha variado. Uno de los principales frentes de la escudería de ‘Il Cavalino Rampante’ es resolver el problema de las gomas, ya que los neumáticos tardan más de lo deseado en adquirir una temperatura óptima. Todo un lastre, tal y como ha reconocido el jefe de diseño del F138, Simone Resta.

alonso2

Los ingenieros trabajan a marchas forzadas para paliar este handicap en el túnel de viento de Colonia, pero el tiempo apremia. La buena noticia es que el monoplaza tiene un gran ritmo de carrera y que el piloto asturiano está a 21 puntos de Vettel en el ecuador del Mundial. Sin embargo, la falta de carga aerodinámica del Ferrari en las qualifys está pasando factura en Maranello. Y por si fuera poco, las nuevas piezas tampoco están funcionando. El coche es, prácticamente, el mismo que el de Barcelona. Demasiados frentes abiertos y pocas respuestas productivas.

Fotos: formula1.autobild.es y http://www.elcomercio.es

Sígueme en TwitterFacebook y Google Plus

El Mundial de Fórmula Uno es una carrera de fondo, de 19 batallas, que prima tanto el talento de los pilotos como el trabajo de las escuderías, que estudian el modo de introducir mejoras en sus monoplazas y la elección de una buena estrategia. Son factores determinantes que decantan la balanza de uno u otro lado cuando se quiere luchar por el título hasta la última curva. En este sentido, el Gran Premio de España debe estimular la reacción de Fernando Alonso y Ferrari.

La frustración de Baréin resultó mayúscula. El fallo en el DRS del F138 obedece, en parte, al infortunio, pero lo que no se puede tapar, una vez más, es la falta de reacción del equipo italiano cuando tiene que tomar una decisión bajo presión. Vettel y Red Bull no fallaron, lo que les permite llegar a Montmeló con 30 puntos de ventaja. Demasiada cosecha en cuatro pruebas. La temporada pasada, a estas alturas, el alemán sumaba 10 puntos más que el español, aunque las sensaciones, eso sí, eran radicalmente distintas.

ferrari boxes

No podemos obviar que la distancia de Ferrari con sus máximos rivales se ha recortado de manera considerable. Sin embargo, tampoco es aconsejable vivir del optimismo y fiarlo todo al talento del bicampeón español, que también se equivoca, como vimos en Sepang. Todavía se está en la lucha, faltaría más.

El problema es que Red Bull siempre tiene un as bajo la manga. Ocurrió en 2012, cuando Vettel recuperó una renta de 43 puntos y volvió a llevarse el título. Y no todo fue, precisamente, suerte. Tomaron muy buenas decisiones e introdujeron importantes mejoras. Este año, la mayor degradación de los neumáticos tampoco ha lastrado en demasía el rendimiento del equipo de la bebida energética, que ahora podría sacar más partido a la aerodinámica de su monoplaza con los nuevos compuestos duros que acaba de introducir Pirelli. Las presiones de Red Bull y Mercedes han dado resultado. Veremos si este cambio resulta o no tan significativo.

Este es el panorama que se divisa a pocas horas de la carrera de Barcelona. Ferrari debe mirarse más a sí misma y no tanto al resto. De poco vale que Webber y Vettel estén de uñas si Alonso acaba fuera de los puntos por un problema mecánico. No se puede deformar la realidad, aunque haya motivos suficientes para ser optimistas. Ésa es la mejor vía para volver a la senda del triunfo. Hay que trabajar codo con codo si se quiere ser competitivo. La temporada es muy larga, pero no admite errores de bulto.

alonso

Maranello apuesta por el talento de Fernando, pero sigue sin contar con un ingeniero de primer nivel en sus filas. Por eso no es de extrañar que ya se especule con la incorporación de James Allison, antiguo director técnico de Lotus. La sombra de Adrian Newey, el “cerebro” de Red Bull, es aún muy alargada y pesa demasiado.

Ferrari, en definitiva, confía ciegamente en su líder. Alonso es el piloto más completo, pero necesita que su equipo dé un paso adelante. ¿Llegará en Barcelona? El asturiano ya fue capaz de vencer en Montmeló. Lo logró con Renault en 2006, cuando conquistó su último Mundial. La reacción comienza en casa.

Fotos: http://www.elmundo.es y http://www.eurosport.yahoo.com

Sígueme en Twitter, Facebook y Google Plus

Alonso, emperador chino

Publicado: 14/04/2013 en F1
Etiquetas:, , , , ,

31 victorias en Fórmula Uno, 88 podios y 22 poles en 201 carreras. Pura magia, avalada por dos campeonatos del mundo. Números de auténtico genio para un hombre, Fernando Alonso, que sigue agrandando su leyenda. ¿Su última gesta? Ejercer un dominio total en China y convertirse en el nuevo emperador del país asiático.

Shanghái se tiñó del azul de Renault en 2005 para celebrar, como ya hizo Brasil, el primer título del asturiano. Siete años y medio después, esta ciudad luce el rojo de Ferrari tras la exhibición del F138. Paralelismos que invitan al optimismo si se mantiene esa constancia en el trabajo. Su cuarto año en las filas de la escudería italiana debe ser el paso definitivo para volver al Olimpo de la F-1.

Alonso chino

¿Qué ha cambiado? El piloto ovetense sí cuenta ahora con un monoplaza competitivo. No es el más completo, pero resulta bastante fiable. No desgasta en exceso los nuevos neumáticos de Pirelli y tiene una buena velocidad punta. Suficiente. Ese paso hacia delante ha permitido que, 12 carreras después, Alonso vuelva a reinar, como ya hiciera en el GP de Alemania 2012. Todo un golpe moral y anímico tras su retirada en Sepang.

Las claves: una excelente conducción y una magnífica estrategia de Ferari. Una labor impecable de ambos. ¿Cuál fue el resultado? Adelantamientos precisos y espectaculares, a cuatro campeones del mundo, que nacen del talento innato y el carácter competitivo de Fernando. Hasta el ingeniero Andrea Stella le insistía en que no era necesario volar en la pista. No tuvo rival. Apabulló a Vetttel, que rozó el podio tras una pésima calificación, y finalizó con 10 segundos de ventaja sobre Raikkonen, segundo, después de que el finlandés acusara su mala salida y un toque con el McLaren de Pérez.

Alonso China

En el trazado chino pudimos ver, en definitiva, la lección de un maestro que mejora con el paso de los años. Más sabio, maduro e inteligente. El español gestiona la presión de la manera más eficiente y continúa haciendo historia: iguala a Mansell en triunfos y se sitúa a 10 del gran Ayrton Senna.

Emperador de China y, ojalá, próximo jeque en la isla de Baréin, donde se ha impuesto en tres ocasiones (2005, 2006 y 2010). Sigo pensando que es la hora de Alonso. Disfrutemos de su talento.

La hora de Alonso

Publicado: 15/03/2013 en F1
Etiquetas:, , , , ,

Adelantamientos estratosféricos, velocidades que superan los 320 kilómetros/hora, maniobras imposibles y un espectáculo grandioso, sobrehumano, en el que el suspense, al más puro estilo Hitchcock, está asegurado hasta el último metro del trazado. Ya está aquí, por fin, el Mundial de Fórmula Uno 2013. Casi cinco meses después de la cruenta batalla de Interlagos, los monoplazas vuelven a rugir en Albert Park, circuito donde el coche de seguridad ha tenido que salir a pista en cuatro de las cinco últimas carreras. Tampoco lo descarten este año porque, según las previsiones meteorológicas, la lluvia será protagonista tanto en la sesión de clasificación como en la carrera.

alonso coche

Australia promete emociones fuertes. De hecho, la primera de las 16 curvas de este circuito suele provocar el caos, con una media de seis abandonos. Merecerá la pena madrugar. Vigile su adrenalina porque se disparará cuando, a las siete de la mañana, arranque la nueva temporada, la última en la que se mantendrá el mismo diseño con el que hemos visto y admirado a los monoplazas desde 2009. Antes de la revolución de 2014, la FIA ha querido adelantarse a los acontecimientos con el fin de tratar de igualar las fuerzas de las escuderías. Las clases magistrales de Red Bull y Adrian Newey durante tres años consecutivos han condicionado, por ejemplo, la elección de los nuevos neumáticos Pirelli. Con las gomas más blandas, los coches serán un segundo y medio más rápidos, pero habrá un mayor desgaste, por lo que veremos más paradas y los errores en el pit-stop se pagarán muy caro. Significativo también resulta el uso limitado del DRS, que sólo se podrá utilizar en carrera y no en clasificación, lo que aprovechaba tan bien la marca austríaca para conseguir la pole. Además, el DRS doble también está prohibido. Se permite un uso pasivo, sin que intervenga el piloto, pero los ingenieros aún no saben muy bien cómo sacarle partido a unos bólidos que ganan dos kilos de peso.

vettel

¿Será suficiente este cambio en la normativa para frenar a Red Bull? Es improbable que Ferrari o McLaren le den caza, al igual que Lotus o Mercedes, sorprendentes durante la pretemporada. Eso sí, hay margen suficiente para reaccionar. Necesitan evolucionar más rápido, no sólo introducir mejoras, y eso no es nada fácil, se necesita un tiempo prudencial. La F1 es cambiante y no conviene hacer predicciones porque lo que puede valer hoy en una carrera se queda obsoleto semanas después. El RB9 parte como claro favorito en la parrilla. La esperanza es que el F138 de Fernando Alonso le acabe ganando la partida. Al menos, Ferrari no parte en una situación tan desigual como la del año pasado. El monoplaza italiano es más rápido y constante, con una gran velocidad punta y buenas sensaciones sobre mojado, aunque habrá que estar atentos a los problemas de temperaturas y a la degradación de los neumáticos.

El talento, lo vimos en 2012, no basta para ganar un campeonato, pero sí es una cualidad vital e indispensable para estar entre los mejores. ¿Es suficiente? No, un piloto como Alonso, por sus extraordinarias cualidades, y Ferrari, la escudería más laureada del ‘Gran Circo’, no pueden ni deben conformarse. El objetivo debe ser reinar en el Olimpo. El asturiano, bicampeón del mundo, no consigue saborear el éxito desde 2006 y ya va siendo hora de dar un golpe sobre la mesa. Se necesita, por supuesto, la consiguiente reacción del equipo italiano. ¿Llegará? En los últimos libres de Australia, Alonso y Ferrari siguen muy lejos de Vettel y Red Bull, en concreto a ocho décimas. Sin embargo, cuando hay que estar realmente bien es el domingo, en las carreras, porque en ellas es donde todo adquiere valor, la magnitud necesaria. Tal vez, el número 3 que luce su coche sea un preludio de ese tercer Mundial. ¿Saben cuándo ganó en Albert Park? Sí, en 2006, el año de su segundo título. Apuesten al rojo. No hay marcha atrás. Es la hora de Alonso.

alonso australia